En recuerdo de un mártir: Ignacio Ellacuría

ellacuria

Autor: Javier Aramendía Gurrea

El pasado día 16 de noviembre se cumplieron 30 años desde el vil asesinato del P. Ignacio Ellacuría, sus cinco compañeros jesuitas y las dos mujeres empleadas, madre e hija, en la Universidad Centroamericana de San Salvador. Ignacio Ellacuría era en 1989 rector de esa Universidad de la Compañía de Jesús en el país centroamericano.

Ellacuría, referente y autoridad moral en el país

Los victimarios, impunes al menos en cuanto a la planificación y decisión del crimen, pertenecían a los estamentos militares, al servicio de la oligarquía y bajo la inspiración y apoyo, según parece, de una potencia extranjera. Ignacio Ellacuría, figuraba como referente y autoridad moral en el país, tras el asesinato de Monseñor Romero, hoy elevado a los altares. Su crítica a la violencia arbitraria del Gobierno salvadoreño le acarreaba, en consecuencia, sañudos ataques en los medios y todo tipo de insultos y amenazas.

Sin embargo, como bien recoge el teólogo Rafael Aguirre en un reciente artículo, Ellacuría no dejaba, tampoco, de recriminar la conducta de la guerrilla, exhortándole a tratar de dejar a un lado la violencia para encontrar activamente la paz. Como buen universitario creía firmemente en la misión transformativa de la universidad, dando voz a los más pobres y oprimidos y luchando por alcanzar un mundo más justo, especialmente en un entorno como el centroamericano de enormes desigualdades, y abusos a los más vulnerables. Ellacuría y sus compañeros asesinados fueron mártires por su dedicación generosa a la causa de la justicia y la paz.

Conferencia en Madrid

En este momento no puedo menos de recordar mi relación personal con él. En efecto, enterados a primeros de noviembre de 1989, de su presencia en Madrid, tomamos la iniciativa en la Delegación de la Sociedad Bascongada de Amigos del País y Euskal Etxea, de invitarle a que nos diera una charla en nuestro salón de Jovellanos, sobre sus experiencias en el país centroamericano.

Aceptó amablemente la invitación que le hicimos y así, unos días después, pude presentarlo en Euskal Etxea, en donde nos hizo una exposición clara y valiente sobre la labor admirable y a la vez llena de riesgos que desempeñaban los jesuitas en la Universidad Centroamericana. La concurrencia, muy nutrida, siguió con intensa emoción su charla, quedando impresionados por el coraje y verdad de su testimonio.

Hubo, sin embargo, alguna intervención crítica por parte de un miembro de la audiencia, quien confundiendo los términos, denunció equivocadamente que las ideas de Ignacio Ellacuría sonaban a comunismo y crítica antisistema, como se dice hoy. Fue una contestación aislada, pero que le causó, estoy seguro, intenso dolor.

Creo que Roma se halla en estos momentos y con notorio retraso, instruyendo su causa de beatificación o canonización, que espero llegue pronto a feliz término. ¡Descansen en paz Ignacio Ellacuría y todas las otras víctimas!

One thought on “En recuerdo de un mártir: Ignacio Ellacuría

  1. Mª Josefa Lastagaray says:

    Muy oportuno Javier es este comentario acertado que haces de Ellacuría, tanto los comentarios que haces del teólogo Rafael Aguirre como tu recuerdo de la charla en Euskal-Etxea. Semejantes vidas, de él y sus compañeros, las debemos tener siempre presentes.
    Un saludo Mª José lastagaray

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*