Handia

Cartel de Handia

Cine vasco y Handia.

Autora: Isabel Montero Garrido

El cine vasco hoy en día tiene un papel en la gran pantalla. Es más, podemos decir que hablamos de un cine que se encuentra entre lo más meritorio que se está haciendo en este momento.

Es un cine de historias enraizadas en la tierra vasca pero que podían haber ocurrido en cualquier lugar e impregnadas a su vez de una gran variedad de sentimientos y espiritualidad de índole universal. Son películas para reflexionar. Este es el caso de Handia.

Handia, está basada en un personaje real nacido en Altzo (Gipuzkoa) y cuyo gigantismo le hizo entrar en la leyenda. Todos hemos oído hablar del gigante de Altzo.

La película comienza con una sepultura en tierra, vacía. Una evocadora voz narrativa empañada de fondo, a modo de voz en off, que nos hace intuir que estaremos ante una película ataviada de una estética asombrosa y una atmósfera envolvente. A lo largo de la película nos situaremos frente a una gama de sentimientos. Estos sentimientos se manifestarán en las personas cuya deformación física los aboca a la marginación, a las miradas crueles y morbosas o indulgentes del “otro”. Estas personas deformes son espectáculo de feria y se consumen en un aislamiento personal y emocional terrorífico.

Dibujo del gigante con su hermano
Dibujo del gigante con su hermano

Esta historia real que sucede en el XIX nos trae a la gran pantalla la vida de dos hermanos; el primero un hombre que no para de crecer, el otro un superviviente de las guerras carlistas. Entre los dos descubren que el gigantismo del primero y su exposición ante el público, les servirá para ganarse la vida y salvar el caserío familiar de la ruina. Un constante viajar por España y Europa les hace disfrutar la fama. Concepto este, equivocado para el desarrollo de la persona. La relación entre los hermanos transcurrirá en un ámbito trágico. Surgen emociones como los celos, la codicia, el reproche, los saldos del espíritu y la impotencia de no alcanzar un propósito en la vida. Los directores Jon Garaño y Aitor Arregi nos muestran un universo desalentado que se combina con la vida y costumbres de la sociedad rural en la Euskalerria del siglo XIX que se entrelaza con la sociedad de las grandes ciudades europeas en este siglo. Es una película sorprendente. Es bella, pero fuerte y triste a la vez. Una película que activa sentimientos humanos y humanizadores.

Establece la conexión con el sentido de inclusión y la necesidad de esta para las personas con discapacidad que se trabaja en el siglo XXI. Esta necesidad de Inclusión es la gran enseñanza que nos trae esta película.

Es una película para disfrutarla en VO. Un gran reparto de actores vascos pondrá en juego una escenografía cuidada enmarcada en una hermosa fotografía y una música que atrapa y se apodera del alma.

Handia, que se proyectó en el FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN 2017 obtuvo el Premio Especial del Jurado.

Isabel Montero

Madrid 7 de noviembre de 2017

4 thoughts on “Handia

  1. Julie Sopetrán says:

    Excelente crítica, iré a ver la película, aunque tengo ya muy buenas referencias de ella.
    Me alegra saber el buen cine que se está realizando en la tierra vasca. Tu crítica, Isabel, me amplía el conocimiento y expone muy bien su realización. Muchas gracias. No dudo que tendrá un gran éxito. Mi abrazo.

    1. Maria Isabel montero says:

      Me alegra Julie que la crítica te anime a ver la película. Como gran escritora y poeta que eres, conocedora y amiga del ser humano, no te defraudará, sino todo lo contrario, te acercará a un ámbito que es duro pero intensamente poético. Muchas gracias por tu visita al blog de la RSBAP. Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*