Tres Derechas

iglesia de arizala

Autor: Javier Aramendía Gurrea

En uno de nuestros viajes desde Getxo a mi pueblo de Arizala Deierri, en Navarra, nos ocurrió un suceso bastante curioso que voy a relatar a continuación.

El itinerario habitual que seguimos supone atravesar, siquiera tangencialmente, la ciudad de Vitoria-Gasteiz. Al acercarnos a la capital alavesa, ns confundimos al tomar una salida de la autovía, dirigiéndonos al pueblo de Arangiz, a poca distancia ya de Vitoria. Al darme cuenta de mi error, anduve un tanto desorientado, de un lado para otro, intentando volver a la autovía para proseguir nuestro viaje hacia Navarra.

Hallándonos en esta situación de perplejidad, buscando salir del atolladero, apareció de improviso, sin saber muy bien de donde, un coche bastante desvencijado cuyo conductor y solo ocupante, de apariencia un tanto bohemia, se detuvo solícito a nuestro lado y sin darnos tiempo a preguntarle nada, se dirigió a nosotros con estas palabras: “Os habéis perdido, eh? No sabéis por dónde ir”, a lo que asentimos, comentándole que nuestra intención era dirigirnos hacia Pamplona.

El atento samaritano contestó de forma concisa y lapidaria: “tres derechas” indicando, acto seguido, que debíamos, en los tres próximos cruces o rotondas, tomar la dirección derecha encontrando, al final, la autovía deseada. Dicho esto, el generoso y lúcido cicerone igual que había venido se fue, desapareciendo inmediatamente de nuestra vista y dejándonos sinceramente agradecidos.

Antes de proseguir el viaje, bajamos del coche un momento para estirar las piernas y comentamos con una señora de un caserío cercano, la aparición del misterioso viajero y su ayuda espontánea y, ante nuestra sorpresa, la mujer nos contestó que no había visto a nadie de esas señas en toda la mañana y que, además, nadie así residía en el lugar.

Seguimos a continuación las indicaciones del improvisado guía que, al principio, nos parecieron un tanto improbables según la ubicación de las carreteras. En efecto, tomando en las rotondas por tres veces la dirección derecha, las tres derechas de nuestro hombre, accedimos felizmente a la carretera que nos llevaría hasta Navarra.

¿Quién era ese providencial samaritano? ¿De dónde venía y adonde iba? ¿Cómo supo, inmediatamente, de nuestro predicamento? ¿Cómo tenía tan clara y expeditiva la respuesta “tres derechas”? ¿Era, quizás, nuestro particular ángel guardián disfrazado de automovilista algo bohemio y correcaminos?

La respuesta, me temo, está, como en la canción de Bob Dylan, “blowing in the wind”….

2 thoughts on “Tres Derechas

  1. Isabel Montero says:

    Tú relato es soporte de una gran filosofía. Me llega muy adentro y de verdad, la respuesta sigue
    flotando en el aire, como dice Dylan en su canción. No recuerdo ahora mismo quien escribió la letra de “ Blowing in the wind” . Maravillosa canción interpretada por Bod Dylan. Muy bonita entrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*