Tres poetas románticos: Bilintx, Iparraguirre y Etxahun

Bilintx

Autor: Carlos María Hernández Basilio (carloshb4371@gmail.com)

Temas e imágenes

Los temas e imágenes que prevalecen en los poetas indicados, y en general en toda la lírica romántica van a ser los amorosos, siempre en un estilo triste y desgarrado, marcado por su propia biografía, así como los derivados de la poesía popular improvisada y cantada por los bertsolaris, que todos ellos practicaron.

Indalecio Bizcarrondo “Bilintx”

Comenzaremos por analizar la vida y obra de Indalecio Bizcarrondo “Bilintx” (Donostia 1831-1876), quizá la voz más auténticamente romántica de la poesía vasca.

Bilintx fue siempre un hombre perseguido por el infortunio; de niño un accidente le desfiguró el rostro; corresponsal de La Correspondencia de España de Madrid, murió a consecuencia de las heridas creadas por una bomba carlista. De su producción solo queda una treintena de poemas publicados a partir de 1852. Sus escritos amatorios son universalmente conocidos entre los euskaldunes, a través de los bertso paperak (impresos sueltos vendidos en los mercados locales)

De él dice Michelena “Hombre de sentimientos delicados e intensos y en su vida no debieron de faltar los desengaños amorosos o sueños irrealizables. Sus versos son excepcionales en una literatura recatada en que los poetas huyen avergonzados de toda confesión demasiado íntima, como de algo humillante y penoso. Fuera de la poesía amorosa, Bilintx es un maestro de la sátira humorística, y además de poeta era bersolari, improvisador de versos ocurrentes e ingeniosos, uno de los mejores entre los muchos que han cultivado este género entre nosotros”.

Recordaremos los versos iniciales de su poesía Neskatxa bati (A una muchachita)

Goguan izango det / bai gaurko eguna,/berriro biyok alkar/ikusi deguna;/auxen da ditxa eta auxen da fortuna, zergatikan zu zeran, maitetxo kutuna, nere asnasia ta nere osasuna. 

Conservaré eternamente en mi recuerdo el día de hoy en que nos hemos visto nuevamente. ¡Que dicha y que fortuna ha sido esta para mí!, pues eres tú, querida mía, mi aliento y mi salud.

Jose Mª Iparaguirre Balerdi

Jose Mª Iparaguirre Balerdi, autor del Gernikako Arbola, puñado de versos que cantan de manera magistral a las libertades del pueblo vasco nació en Villarreal de Urretxu (Gipuzkoa) el 12 de agosto de 1820, por lo que este año 2020 se celebra su 200 aniversario.

A los 13 años su familia se trasladó a Madrid, estudiando nuestro poeta en el Colegio de San Isidro el Real, de los PP. Jesuitas.

Al año siguiente, con 14 años, se escapó al País Vasco para incorporarse como voluntario al ejército carlista en la guerra de 1833-1840. Fue herido en 1835 en la acción de Arrigorriaga.

Se ordenó su expulsión por subversivo y viajó por Suiza, Italia, Alemania e Inglaterra. De vuelta a España, llevó una vida bohemia cantando por cafés viejas canciones vascas y otras compuestas por el mismo. En Madrid, en un establecimiento de la Red de san Luis cantó por primera vez el “Gernikako Arbola”, himno de libertad e internacionalismo, convertido muy pronto en canto general vasco; volvió a ser un perseguido político, expulsado del País en 1855 acompañado por la Guardia Civil. Esta vez fue a Argentina y Uruguay. Se casó con la guipuzcoana María Ángela Querejeta, con la que tuvo 8 hijos. En 1878 regresó a Euskalherria, gracias a la generosa ayuda económica de sus paisanos. Murió el 6 de abril de 1881 en Ezkio-Itsaso (Gipuzkoa), convertido en un símbolo de toda Euskalherria.

Entre sus poemas de amor se hallan los titulados Zugana Manuela “Cuando en ti pensé Manuela”, Beltzerena “Morena”, o Nere izarra “Mi estrella”. Otros poemas como “Gazte gaztetandikan”, “Ara nun diran”, etc, se han incorporado a la literatura oral y son cantados por conocidos cantantes de nuestra época (Patxi Andión, Gontzal Mendibil, etc). Recordemos uno de sus más bellos y conocidos poemas amorosos.

Ume eder bat ikusi nuen Donostiako Kalean/ hitz erditxo bat hari esan gabe, nola pasatu parean?/gorputza zuen liraina eta oinak zebiltzan aldean/politagorik ez det ikusi nere begien aurrean

Una hermosa criatura vi en las calles de Donostia/ ¿Cómo pasar a su lado sin decirle media palabra/ su cuerpo era esbelto, sus pies iban por el aire…más linda no la he visto jamás ante mis ojos.

Pierre Topet Etchahun

Otro gran poeta romántico del XIX es Pierre Topet Etchahun (Barkoxe, 1786-1862) sobre cuya vida y obra hizo su tesis Jean Haritschelhar enmarcándola dentro de la poesía popular del siglo XIX. Llamado el Verlaine vasco.

Hijo de buena familia, pasó al parecer una infancia desgraciada. Se queja en sus canciones de la dureza de su padre, de haber tenido que abandonar a su amada y casarse por conveniencia con una mujer que no le amaba, de acabar en la cárcel por intentar matar al amante de su mujer, con tan mala fortuna que mató a un inocente. Al salir de la cárcel no es aceptado en el hogar y va de peregrino a Santiago de Compostela y Roma. A la vuelta encontrará refugio entre pastores, luego maestro de escuela y al final volverá a su casa natal. Una vida cruel y desesperada que grita con violencia, en tonos trágicos

Su obra Ürx’aphal bat (La tortolica)” nos lleva a su verso amoroso, desgarrado y triste

Ürx’aphal bat badügü herrian trixterik,/Nigarrez ari düzü kaloian barnetik,/Bere lagün maitiaz beit’izan ützirik:/Kuntsola ezazie, ziek adixkidik.

Oi! ene izatia dolorez betherik!/Mündian ez ahal da ni bezañ trixterik,/Ni bezala maitiak traditü dianik,/Habil Amodiua, hürrün ene ganik

En el pueblo tenemos una tortolica triste, / llora dentro de su jaula/ Porque la ha abandonado su compañero amado/consoladla vosotros, amigos míos

Oh! Mi existencia está llena de pesares/ No hay nadie en el mundo tan triste como yo/ que ha sido engaña por por su amado/Vete amor, aléjate de mi

 

3 comentarios sobre “Tres poetas románticos: Bilintx, Iparraguirre y Etxahun

  1. Mª Josefa Lastagaray dice:

    Hola Carlos, me ha gustado la presentación de tus tres poetas románticos de los que yo sabía muy poco. ¡Ahora ya sé algo más! Un abrazo.

  2. Iñigo Yrizar dice:

    Eskerrik asko Carlos maitea.
    He disfrutado mucho con tu interesantísima aportación que nos permite conocer algo más de nombres importantes de nuestro querido euskera y en este tiempo de confinamiento la poesía es especialmente consoladora.
    Zorionak ta besarkada handi bat.
    Iñigo Y.

Responder a Iñigo Yrizar Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*