Pasaia, cuatro ventanas a la bahía

Costa vasca

Autora: Isabel Montero Garrido

Si pensamos un momento en Pasaia, lo primero que nos viene a la mente son las grandes grúas del puerto que se avistan a lo lejos cuando se transita por la antigua N-I camino a Hondarribia. Pero hoy no vamos a Hondarribia, vamos a girar a la izquierda en la rotonda de Bidebieta, pasado el Restaurante Arzac, para acceder al entorno de la bahía de Pasaia.
Pasaia es un municipio situado en la parte nororiental de la comarca de San Sebastián. Sus cuatro distritos se sitúan en torno al puerto de Pasajes. Abren así sus ventanas al mar, a esta bahía natural que invade las aguas del rio Oyartzun. Pasai Antxo, Pasai San Pedro, Pasai Sanjuan (Donibane) y Trintxerpe.
Dispuestos a una agradable tarde de paseo y cultura en tres de estos cuatro distritos. ¡Vamos hacia el embarcadero de San Pedro, “goazen”!!!

donibane pasaia
donibane pasaia

Vemos desde él la estrecha bocana del puerto, y recorremos toda la bahía circulando con la vista los cuatro distritos. Respiramos el aire que nos roza la cara, y escuchamos el batir de las gaviotas sobrevolando algún barco que entra o sale. Montaremos en la barca que transcurre en un continuo de San Pedro a Sanjuan. Dos minutos de navegación y estamos en Donibane. Paseamos por las estrechas calles de este pueblo marinero. Y nos paramos en el número 63 de la calle principal.

Esta es la Casa de Víctor Hugo.
Este magnífico autor francés, se alojó en esta típica casa de Pasaia con acceso directo a la bahía en 1843. Se pueden visitar sus habitaciones y alberga también la oficina de Turismo y salas para actividades culturales y exposiciones temporales. Victor Hugo encontró esta casa por casualidad en uno de sus
paseos de Donosti a Pasaia.

“…Nehun ikusten ez den bezalako etxea…”
“…Une maison comme on n´en voit nulle part…”
“…Una casa como esta no se ve en ninguna parte…”
Victor Hugo

Maravillado por todo lo que veía decidió quedarse una temporada y como buen escritor no perdió la ocasión de dejar bellas descripciones de Pasaia,

“Un pequeño Edén resplandeciente…célebre si estuviera en Italia. Cuando Dormitamos a la orilla del mar todo mece y acaricia el oído; el ruido del viento sobre las olas, el ruido de las olas sobre las rocas; oímos, a través de nuestros sueños, los lejanos cantos de marinos”.

Victor Hugo

Al salir de la casa nos sentamos en la plaza frente al mar para ver a los niños del pueblo que, en las tardes de verano, se zambullen desde el muelle en las aguas del Puerto.

Bañistas
Bañistas

Volvemos en la barca a la otra orilla y tomamos desde el muelle un camino a la derecha en el que nos encontraremos un pequeño Museo- Astillero. En el se está construyendo una réplica exacta de la Nao San Juan, imagen viva de la
transcendental historia marítima del País Vasco. Esta embarcación será en su momento embajadora flotante de la cultura vasca ligada a su pasado naval y ballenero.

Si tenemos fuerzas continuamos camino hasta la bocana para respirar el aire del mar abierto. Respiramos sí, sal, agua, hierba, en frente el monte Jaizquibel, detrás el monte Ulía culminada su cumbre por el Faro De la Plata que indica la salida de este puerto Gipuzkoano al mar Cantábrico.
Este entorno sirve de inspiración a jóvenes pasaitarras en su escritura de novelas del género “Trhiller”. Por citar alguno “El faro del Silencio”, de Ibon Martín Ávarez, una inquietante novela en esta costa vasca.

tamborrada 2017 Trintxerpe
tamborrada 2017 Trintxerpe

Iniciamos marcha, nos vamos a Trintxerpe, distrito donde la multiculturalidad y la sencillez de sus gentes se funde con el paisaje, mar, verde y respeto entre Culturas.
Trintxerpe marinero, blanco y azul, Trintxerpe de hombres y mujeres fuertes, Trintxerpe trabajador y solidario que inunda sus calles de alegría con sus tamborradas en las fiestas en honor a su patrona la “Virgen del Carmen”, “Karmengo Ama Birjinia”, en procesión por la bahía mientras suenan las campanas de las iglesias en las cuatro ventanas al mar.

Casa Ciriza
Casa Ciriza

En Trintxerpe visitamos un Museo, la antigua nave de Casa Ciriza. Un museo moderno de espacio vanguardista. Este espacio alberga exposiciones temporales. En este momento visitamos una muestra “Pasaia Rabanne, razones del imaginario” que se podrá seguir visitando hasta finales de año.
En una superficie de 1600metros cuadrados distribuidos en diez zonas, se narra un viaje emocional y espiritual a través del tiempo, que recoge y entrelaza la vida del pueblo, Pasaia, y de una persona Paco Rabanne, creador, pensador
y modisto de prestigio internacional, nacido en Trintxerpe.
Del museo a un paso cruzamos la calle para saborear en cualquiera de sus terrazas un sabroso pulpo o cualquiera de las especialidades en gastronomía y pintxos de este distrito.

Isabel Montero.

8 thoughts on “Pasaia, cuatro ventanas a la bahía

  1. José Antonio Jáuregui says:

    Hola Isabel,
    Que bonito resumen has hecho de nuestra tierra. Espero que los que lo lean vengan a verla y disfrutarla en cuanto puedan y que no esperen al verano, que Pasaia es muy bonito en invierno cuando la bruma se cierne sobre Jaizkibel y hay menos visitantes y se disfruta mejor.
    Un abrazo y a seguir escribiendo, Isabel.

    1. Isabel Montero says:

      Muchas gracias Josean por tu comentario y por recordar cómo desciende la bruma sobre Jaizkibel. Estos fueron entre otros escenarios de nuestra niñez que con tanto cariño recordamos. Un abrazo

  2. Raquel Pérez Montero says:

    Un recorrido muy interesante, completo y repleto de cultura. Casi parece que estás caminando por las calles de Pasajes y oliendo el olor a salitre del mar.

  3. Mª Josefa Lastagaray says:

    Hola Isabel
    Conozco muy poco esa zona pero ya me la has puesto a tiro para que la visite. Gracias por este ofrecimiento. Un abrazo.

    1. Isabel Montero says:

      No te defraudaría, Pasajes de San Juan es uno de los rincones más bellos que he visto además de contar con números restaurantes en los que degustar una buena comida y las vistas, colores y olores desde el embarcadero De San Pedro son inigualables. Trintxerpe es un distrito que si bien no goza de una arquitectura hermosa, aporta el buen hacer de sus gentes diversas y sencillas. Agradezco enormemente tu comentario. Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*